Defensa contra el maltrato

El psicólogo clínico Amado Ramírez nos remite una ponencia que ha visto la luz en estos últimos días que se refiere a un trabajo presentado por él allá por el año 79 y que entonces no tuvo el eco esperado. Esta ponencia se refiere al maltrato social que sufren los ancianos en varios aspectos de la vida diaria y que muchas veces no son perceptibles a primera vista, y que incluso la sociedad se ha encargado muchas veces de ocultar y negar, pero es una realidad tangible.

Amado Ramírez se felicita de que por fin este hecho que él venía denunciando desde hace décadas empiece a tener la repercusión social que se merece, porque conociéndolo será la única forma de poder solucionar este serio problema. Desde la dirección de ASOFED/ACYCOL queremos felicitar a Amado Ramírez por su constancia en la denuncia de estos hechos y por que por fin, aunque sea tímidamente, empiecen a tener la repercusión social que este profesional de la psicología llevaba demandando hace décadas.

Gracias, Amado.

Carlos Ramírez (presidente y portavoz de ASOFED).

_______________

Violencia física, económica, psicológica o social. Ese es el drama que viven unos 300.000 mayores en España, según la denuncia pública del presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc). No obstante, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, ha negado que se tenga constancia de estas cifras. En cualquier caso, los especialistas se muestran de acuerdo: los casos de malos tratos a mayores han aumentado en los últimos años. Y frente a ellos, sólo hayuna defensa posible: la denuncia.

C. A., Valencia

Los malos tratos que sufren las personas mayores han levantado la polémica esta semana: el presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), Luis Aguilera, lanzó la voz de alarma al afirmar que unos 300.000 ancianos españoles «sufren anualmente algún tipo de maltrato físico, psicológico, social o económico». El psicólogo Amado Ramírez Villafáñez se sumó a esta denuncia al asegurar en el I Foro Social y de Empleo, celebrado en Zamora, que el maltrato a los ancianos afecta a cerca del 5% de las personas mayores y está más oculto que los malos tratos a mujeres en el ámbito familiar.

Por su parte, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, negaba la existencia de datos concretos sobre casos de malos tratos a personas de la tercera edad. Salgado, indicó que «todo son estimaciones» y que, aunque los médicos de Atención Primaria «han podido detectar casos de malos tratos a personas mayores y estamos especialmente preocupados por ello», estas cifras «son sólo estimativas».

Lo cierto es que un reciente estudio del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia advertía que en 2001 se presentaron 6.553 denuncias de mayores de 50 años contra familiares, lo que suponía un incremento del 13,8% respecto a 1995. Además, ese mismo año se registraron 38 intentos de homicidio contra mayores por parte de familiares cercanos.

Por este motivo, Ramírez Villafáñez, insta a que «cuando se note algo raro» en un anciano o se le vea temeroso «se investiguen las causas», ya que, afirmó, «el anciano tiene miedo a decir que le están maltratando puesto que depende de esas personas». No obstante, el experto agregó que en ocasiones también ocurre que son los propios ancianos los que provocan violencia y tensiones porque no son capaces de amoldarse a las características de vida actuales.

El psicólogo admite que los familiares de personas mayores que se encuentran en residencias de ancianos a veces «ven cosas donde no las hay y exigen una serie de cuidados y atenciones que ellos en ningún caso lo darían». Pero para el psicólogo no hay duda de la veracidad de sus datos. Es más, señaló que en este colectivo también existe violencia entre iguales en centros residenciales en los que los ancianos más fuertes ejercen violencia sobre los más débiles, al igual que ocurre en los colegios con los casos de acoso escolar entre alumnos.

Para detectar un caso de malos tratos a personas mayores, según el psicólogo, será necesario hacerle preguntas para corroborar la existencia de maltrato, animarle a que lo denuncie y, si el anciano no se vale por sí mismo, denunciarlo nosotros para que «si él no se puede proteger, lo haga la sociedad». Según Ramírez Villafáñez, las personas que no se pueden valer por sí mismas son más proclives a ser víctimas de episodios de violencia que se inician con el trato despectivo, lo que constituye «el primer peldaño de violencia» que en ocasiones luego desemboca en insultos y golpes.

Para solucionar parte de este problema, el psicólogo se mostró partidario de desarrollar campañas informativas y de concienciación sobre el maltrato a los mayores, aunque advirtió que estas campañas deben tener en cuenta también que a veces es el anciano el que maltrata y que hay familias muy exigentes y cuidadores «quemados» por la falta de respeto de la persona que cuidan o de sus familiares.

Fuente: http//www.todoancianos.com