Impresiones del concierto de Bruce Springsteen

El pasado 1 de agosto se celebró en Valladolid un concierto único, irrepetible e inolvidable. Bruce Springsteen visitó nuestra ciudad en una noche mágica. Por fin, el Estadio José Zorrilla vivió un lleno con un acontecimiento musical.

Resumir el concierto ya se ha hecho en distintos medios de comunicación, pero si quería aportar la visión personal de alguien que lo ha visto más de 20 veces a lo largo de casi 30 años en distintas Comunidades Autónomas y países europeos.

El Boss volvió a hacer buena la frase que un día escribiera John Landau, y con él volvimos a recorrer más de cinco décadas de Rock n´Roll en tres horas. Inició su concierto con Badlands, casi a petición popular, que ya la estaba coreando antes de que Bruce hiciese aparición en escena. Sin solución de continuidad, siguió con No Surrender, para mí un tema emblemático de su carrera, y casi sin pausa, enlazó con Night, y Hungry Heart. Con este tema se produjo el primer éxtasis entre público y artista. Posteriormente introdujo temas de su último trabajo como Outlaw Pete o Working on a Dream, intercalados con temas clásicos como Seeds, Johnny 99, entre otros, y se atrevió como una versión de Great Balls of Fire de Jerry Lee Lewis a petición popular. Siguió intercalando temas de su LP como Surprise, Surprise con temas clásicos como Promise Land, Born to Run, Thunder Road, Dancing in the Dark en el que sacó a bailar a una joven del público para acabar con el Twist and Shout y la Bamba.

Este es un resumen apresurado de su repertorio la noche el 1 de agosto, que como siempre incluyó novedades con respecto a otros conciertos de esta gira. De hecho, Springsteen, a lo largo de su trayectoria, nunca ha repetido ningún concierto con los mismos temas.

El público se entregó totalmente a Sprinsteen y había seguidores de todas las Comunidades Autónomas españolas, así como de países como Italia, Estados U nidos, Ecuador, Colombia, Jamaica, entre otros. Y por supuesto, vallisoletanos y castellano leoneses.

Muchos acudían a ver al Jefe por primera vez en su vida, dado que visitaba su ciudad. Su postura se movía entre el escepticismo y la incertidumbre, pues algún fan de Springsteen les había animado a acudir a una cita ineludible. Tuve la oportunidad de conversar con varios novatos en conciertos de Springsteen, todos salieron con una firme promesa, “hay que volver a ver al Jefe”. “He visto un espectáculo musicalmente único e irrepetible”. La fascinación se notaba en su rostro.

Por su parte, Springsteen sigue acuñando un talento innegable, una entrega total y un derroche físico que es admirable en un músico de tan larga trayectoria y con una edad ya no primaveral precisamente. Derrochó simpatía a raudales y transmitió lo mejor que tiene, lo que me ha transmitido a mí a lo largo de estos 30 años que llevo escuchando sus conciertos: energía positiva, optimismo, y buenas vibraciones.

No quisiera terminar sin hacer un brevísimo comentario a su actitud con respecto a la ciudad, en la que se ha dejado ver, fotografiar, con fans y seguidores, en una actitud cercana y amable propia de lo que es Springsteen, un hombre sencillo.

Desde la emoción todavía instalada en mi corazón, quiero dar las gracias una vez más a Springsteen, tú haces que la música valga la pena.

Gracias, Jefe.

1 pensamiento sobre “Impresiones del concierto de Bruce Springsteen

  1. En los ultimos 15 años no me he pedido ninguna gira de Springsteen bien en España como en el extranjero.

    Hace 2 años asisti a un concierto que dejo un mal sabor de boca ( Palacio de Deportes de Madrid), pese al buen hacer de Bruce una banda cansada toco al mismo ritmo que el que se encontraban fisicamente. Resultado fue un concierto decepcionante ya que si en la ecuación Bruce + E Street Band falla la banda…

    Pude quitarme este mal sabor de boca el año pasado en el Bernabeu en el que una vez mas se pudo apreciar el sonido contundente y engranado de la Banda conjugado con un Bruce pletorico en una gira que ( una vez mas ) sonaba a despedida de la banda.

    El Sabado en Valladolid, tenia dudas … como soportaria la banda y Bruce tantos conciertos seguidos en esta gira maratoniana?

    La respuesta es que Bruce bien… la banda no tanto..

    Tras un comienzo tan potente, con Badlands, No surrender, Hungry Heart , hacian preveer un conciertazo, la tension estaba ahí , la banda sonaba saturada genial… aguantarian ¿?… lamentablemente no … hubo un bajo apartir de Outlaw Pete que tardaria en recuperarse…

    Nuevamente la banda sonaba lenta, a otras revoluciones y es entonces cuando Bruce empieza a tirar del carro , sin embargo hay demasiados guiños al publico para mi gusto, muchos coger carteles, niñas llorando porque cumplen 14 años complacidas, toqueteos ( recuerdo que hace años en la gira de Rising ni se acercaba a la primera fila y ahora parece un boy en una despedida) , que si .. .que esta bien… pero a Bruce a nuestro Bruce se le tiene que pedir mas.

    Eche de menos mas solos de Nils, mas saxo de un muy desmejorado y desacompasado Clarence , solamente Max Weinberg pudo lucirse en alguna ocasión, al igual que Roy Bittain en su linea con un excelente Great Balls of fire… en definitiva un sombrio segundo plano para una excelente banda de rock que acusa los años y las giras.

    Durante ese periodo de bajon de ritmo solo os acordareis de los guiños que hizo Bruce pero afortunadamente apartir de un estremecedor Something in the night el concierto fue para donde tenia que ir … para arriba.

    Un Promised Land con falta de potencia pero algo mas rapido …Girls in summer clothes… y finalmente una version buenisima del American Skin donde Bruce cambio totalmente el registro de su voz.

    Afortunadamente estaban ya los bises para culminar el crecendo de la noche.

    En definitiva fue un concierto con un repertorio variado con pocas canciones para los verdaderos fans y con un excesivo protagonismo de Bruce “ cara a la galeria “ que supo cautivar a un publico que en Pucela dio la talla.

    La buena noticia es que tenemos Bruce para rato , esta en forma y su energia erradia por todo el estadio no dejando a nadie indiferente. La menos buena es el estado de la E Street Band. Creo que un cambio de ciclo en la carrera de Bruce esta a punto de darse… el tiempo dira…

Los comentarios están cerrados.

Te pueden interesar