Antonio Curiel

Este cantautor de Pesquera de Duero, Valladolid, una tierra famosa por sus buenos caldos, es un fiel representante de lo que en el argot musical se conoce como trotamundos, y en cuanto a su estilo musical, ha tocado toda la diversidad de sonidos que pueden ser imaginables, desde sus inicios como cantautor en las calles de Madrid, siendo contemporáneo de músicos como Joaquín Sabina, la puesta en marcha del grupo Altos Hornos de Vizcaya (AHV) en Euskadi en plena efervescencia del Rock radical vasco, su retorno a Valladolid y Castilla y León para liderar el grupo Buitres del Pisuerga, que marcó un antes y un después en la capital vallisoletana en cuanto a acciones de márketing se refiere, y en una apuesta clara por la música como elemento dinamizador de la ecología, hasta su posterior viaje a Cuba, donde se ha instalado desde hace unos años, aunando los sonidos autóctonos de la isla con sus raíces y su badajee musical, habiendo realizado diversas giras por el país caribeño, con alguna visita intermitente a nuestro país, participando en algún festival. Un músico de los más importantes del panorama castellano leonés, aunque quizás, no suficientemente valorado por la crítica.