El nuevo disco de Bruce Springsteen: Wrecking ball, que sale hoy a la venta, una dosis de esperanza.

El nuevo disco de Bruce Springsteen: Wrecking ball, que sale  hoy  a la venta, una dosis de esperanza.

Los amantes de Bruce tenemos hoy un motivo de satisfacción en esta época llena de sinsabores, recortes, penalidades y contratiempos, un periodo de profunda crisis no solo económica de valores e identidades sino principalmente de estado animo, que conduce a nuestras sociedades occidentales presuntamente opulentas y felices a un estado de  letargo próximo a la parálisis que nos produce una sensación de profunda tristeza que contrasta con el de otras sociedades presuntamente menos desarrolladlas en las que vivir es una aventura y la alegría una constante, pese a veces carecer de casi todo lo que aquí consideramos indispensable para al menos sobrevivir.

Todas estas ideas están presenten e impregnan  el nuevo trabajo de Bruce que propone una dosis de rebeldía no exenta de energía combativa como pócima mágica para seguir sintiéndonos vivos y encontrar razones para seguir sonriendo.

Un Bruce reivindicativo con un álbum que habla de injusticias, de desigualdades, de mercaderes y de fariseos, de los que se lucran con el trabajo de los demás, de ladrones de guante blanco, de quienes están destrozando nuestras comunidades con su codicia, con su rapiña desatada, de quienes quieren que retrocedamos cien años y perdamos nuestros derechos.

Bruce Springsteen siempre ondea una bandera, la de la esperanza, la de caminar juntos, sacar fuerzas de flaqueza, ayudarnos, tener agallas, defender lo que es nuestro, pelear por lo que hemos construido, creer en lo que siempre hemos creído.

Wrecking ball: Todas estas ideas son repasadas musicalmente en este trabajo. Todo gira en torno de  la música popular norteamericana, interpretada con la pasión y energía del Boss. Prácticamente todos los géneros, hasta el hip-hop son identificables en Wrecking ball: góspel, country, folk, rock, música tradicional irlandesa, propia de las antiguas tabernas. Más de  veinte músicos una sección de cuerda y un coro de góspel conforman el elenco de profesionales elegidos por Bruce para este trabajo muchos de ellos ajenos a la E. Street Band, incluso algunos es la primera vez que colaboran con Springsteen en una grabación.

El primer sencillo: We take care of our own que seguramente servirá para iniciar los conciertos de su inminente gira, es un tema al puro estilo Bruce, al igual que Shackled and drawn, Land of hope and dreams (con el saxo del tristemente desaparecido Clarence Clemons), Death to my hometown, con un Bruce mas enérgico  que nunca en un tema próximo al  rock celta.

En definitiva un trabajo imprescindible no solo para los seguidores de Bruce sino para los amantes de la música en general.