Iribar Cojonudo.

El Txopo volvió a vestirse de corto en el agur a  San Mamés. También aparecieron sobre el césped los grandes capitanes Dani, Andrinúa y  Julen Guerrero.

San Mamés se inauguró  el 21 de agosto de 1913  con el partido: Athletic Club de Bilbao- Racing  de Irún que formaba parte de un torneo  en el que también participó el Shepherd’s Bush FC inglés. El siempre recordado Pichichi fue el primer jugador en marcar un gol en el estadio.

Alain Arroyo anoto el último gol en el partido de despedida que enfrento al Athletic con la Selección de Bizkaia.

San Mamés ha sido el único estadio en el que se han disputado las 82 temporadas de la liga española.

Por la Catedral han desfilado los mejores equipos (Real Madrid, F. C. Barcelona, At. Madrid, Bayer de Munich, Ajas, Tottenham, Milán, los grandes clubes vascos de distintas épocas, Real Sociedad, Real Unión de Irún, Osasuna, Arenas de Getxo y tantos otros) y las mejores selecciones (entre otras: España, Inglaterra, Uruguay, Francia, Brasil, Italia, Portugal, U.R.S.S., Rusia, Polonia, Irlanda, Checoslovaquia, Ghana, Catalunya, Camerún, Kuwait y por supuesto Euskadi) su solo referencia producía enorme respeto en el rival. Sus gradas han visto tardes de grandes triunfos y grandes decepciones. Celebraciones de títulos, partidos de Mundiales, finales europeas pérdidas por los pelos, dramáticas finales para eludir el descenso, fiestas de fútbol y reivindicación. Asimismo ha acogido otros eventos deportivos como el final de una etapa de la Vuelta a España en 1960 o el partido de rugby entre las selecciones de Euskal Herria y Catalunya. En las últimas décadas también ha sido el escenario ideal de grandes conciertos como por ejemplo: Bruce Springsteen, The Rolling Stones, Shakira o AC/DC.

Su césped lo han pisado los mejores y sus bandas han sido recorridas sin cesar por los grandes astros del balompié.

Pero hay un puesto en San Mamés de especial relevancia, no es otro que la portería, bajo sus palos se han situado como visitantes porteros de la talla de: Zamora, Ramallets, Yashin, Sadurni, Maier, Reina (padre e hijo) Arkonada, Casillas (que debutó en este estadio) Valdés…., y como locales Blasco, Echevarria, Lezama, Carmelo o Zubizarreta, pero sin lugar a dudas en el imaginario colectivo las porterías de San Mamés tienen un propietario por derecho propio que no es otro que el legendario José Ángel Iribar quien en la despedida del estadio; su casa, su templo, su catedral, y con 70 años cumplidos volvió a vestirse de corto para dirigirse hacia la meta con la misma prestancia y elegancia de siempre, para sorpresa y admiración de los aficionados de cuyas gargantas volvió a sonar el segundo (tras el de Athletic……… eup) grito más coreado a lo largo de la historia de este estadio:
¡Como Iribar no hay ninguno, Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo!

Gracias Txopo con tu salida al campo nos has emocionado y nos has hecho sentir a todos un poquito más jóvenes.
Zorionak y agur San Mamés.

Te pueden interesar