“Athletic Txapeldun”. El éxito de una filosofía

El Athletic Club de Bilbao ha ganado un título 31 años después de su última Copa, otro Trofeo se exhibe en las vitrinas de Ibaigane.

Tres décadas parecerían demasiadas para la trayectoria de un club de la importancia del Athletic. Sin embargo no es este el caso, el club de Bilbao atesora su mejor trofeo en su propia filosofía deportiva que le convierte en uno caso único entre los clubs de élite del mundo en los deportes más significativos por equipos. Una manera de entender el fútbol que ha llamado la atención a medios de comunicación, deportivos y generalistas, de todo el planeta.

Es verdad que esta singularidad tiene un precio en cuanto a la consecución de triunfos y títulos, para una entidad que por presupuesto podría optar a fichajes de renombre, pero le hace poseedor de un estilo especial, de un halo casi mágico como entidad singular que trasciende del mero ámbito deportivo.

Cuando el fútbol era un deporte, incipiente pero que ya atraía a miles de aficionados, el Athletic de Bilbao era el gran dominador y causaba asombro allí donde recalaba.

Una época en la que muchos equipos vascos ocupaban la élite del fútbol estatal e internacional, entonces no había campeonatos europeos pero en los enfrentamientos amistosos los equipos vascos casi siempre resultaban ganadores por goleada. Equipos inolvidables como el  Vasconia, el Unión de Irún, el Ciclista de San Sebastián, la Real Sociedad o el Arenas de Getxo entre otros que competían por el torneo vasco y el estatal y nutrían de internacionales a las selecciones vasca y española, baste recordar la Olimpiada de Amberes, o el nacimiento del Athletic de Madrid, hoy Atlético de Madrid, como una sucursal del Athletic de Bilbao en la capital del Estado para hacer sombra al Real Madrid.

Poco a poco el fútbol se fue profesionalizando y muchos de estos equipos fueron desapareciendo o descendiendo de categoría, para permanecer en la memoria de los aficionados más veteranos.

Únicamente el Athletic y la Real Sociedad, este último a trompicones, consiguieron mantenerse en la élite y ser competitivos. Hace unas décadas las Real tuvo que renunciar a su filosofía y comenzó a fichar jugadores de otros territorios del Estado y de otras latitudes para poder subsistir no sin dificultades entre los grandes.

Así el Athletic de Bilbao se quedaba solo en el panorama futbolístico estatal e internacional como portador de una filosofía única que apostaba por la cantera y los jugadores del País Vaso, entendido en su concepto cultural, una apuesta que con la aprobación de la Ley Bosman y la apertura de fronteras comunitarias por la se considera nacional a cualquier jugador de la Unión Europea, no estaba exenta de riesgos y dificultades a las que hay que añadir la voracidad insaciable de los grandes clubs que se hicieron con los servicios de magníficos jugadores salidos de Lezama.

Pero el Athletic con sufrimiento extremo en algunas ocasiones, ha conseguido ser el único club junto con el Real Madrid y el F. C. Barcelona que siempre ha permanecido en la primera división del fútbol estatal a lo largo de 84 temporadas, siendo el tercer club en número de títulos estatales conseguidos, 8 Ligas, 23 Copas del Rey más 1 como Bizkaia, 2 Súper Copas de España, a los que habría que añadir dos subcampeonatos de la Europa Champions League y dos títulos de la Copa Vasca conquistados en la década de los 30, entre otros muchos laureles.

Por otra parte la lista de Jugadores inolvidables, grandes estrellas del fútbol mundial que han pertenecido a este club, es interminable: Pichichi, Blasco, Zarra, Venancio, Garay, Arieta, Iribar, Rojo I, Julen Guerrero, Xarabia, Goikotxea, Zubizarreta, Julen Guerrero, Alkorta, Urzaíz, Ziganda, Muniain…

Y todo este exitoso bagaje lo ha logrado manteniendo intacta su filosofía primigenia que transciende de lo meramente deportivo, que lo convierte en club admirado, querido y respetado en Bilbao, en Bizkaia, en Euskadi en el Estado Español en Europa y en el Mundo, porque el Athletic no solo agrupa a un número incalculable de seguidores, el Athletic es una cultura, un  sentimiento, es entrañable, es familiar, como dijo Aduriz el Athletic es una gran cuadrilla, en la que todos nos sentimos arropados, ya sea en Bilbao, a decenas a cientos o a miles de kilómetros.

Aúpa Atchletic Zorinak.

Te pueden interesar