ASOFED

¿Por qué quieres ser importante? Artículo de Amado Ramírez.

 

Os ofrecemos un interesantísimo articulo de nuestro psicólogo clínico y colaborador, Amado Ramírez, sobre un asunto que no cabe duda es merece una profunda reflexión. 

¿Porqué quieres ser importante?  Amado Ramírez

Me pregunto, en mi soledad, reflexionando sobre el mundo y sus facetas, por el origen de que tantas personas pongan todo su afán en intentar ser importantes(a costa de todos y tod@s), en vez de intentar ser eficaces, útiles y respetar el talento ajeno y sobre todo…aprovecharles.
Lo siento, pero no encuentro otra causa después de interaccionar con tantas y tantas personas diferentes con un afán común (intentar ser más importantes que los demás, como sea, aunque la mayoría- por ser precisamente un intento- no lo logran jamás) la encuentro en su complejo de inferioridad. Saben que son limitados y se vuelven mínimos.
Lo primero que debían entender estas “personas” es que el misterio que nos ha creado es lo grande y nosotros no. Esta clase de seres mínimos no entienden que hemos venido a compartir y crecer y ayudarnos unos a otros. Cualquiera de los que ellos “pisan” pudiera ayudarles a ser verdaderamente grandes, ellos prefieren hacer a todos “pequeños” para envolver su envidia que nunca reconocen.
El “quid” de la cuestión es que nos arrojan a la vida para cuidarla y hacerla más bonita y lo único que nos hemos dedicado es a no cuidarla y arruinar la obra del misterio y hemos entrado en la avaricia de poseer, tener, mientras nuestros hermanos del tercer mundo (y del de al lado) mueren de hambre y de carencias.
En las empresas e instituciones el afán de ser importante es de denuncia permanente, está anulando a otros seres inteligentes, sensibles, creativos y eficacísimos, porque los que intentan medrar para generar importancia, no sólo no les ayudan a que aporten su potencial enorme, sino que enredan, se ofenden por nimiedades, crean problemas permanentes, para figurar y que nadie vea su escaso potencial. ¿Ayuda esa actitud a empresas e instituciones o hace que nadie crea en ellas?
Estos seres (¡tantos como setas viven en el mundo¡) arruinan empresas, compañeros, instituciones y cualquier tipo de belleza. El proceso es semejante a los que destruyen bosques incendiándolos, o no dejan crecer los árboles, las flores y la vida. Su argumento es que la vida es dura y que hay que defenderse y desconfiar de todo y todos y que cualquier otra idea son sensiblerías e ideas débiles.
Para estos “animales” de dos patas, la vida es la imposición del más fuerte aunque sea el más tonto de la clase. Usan la fuerza por su frustración y su incapacidad para escuchar y entender( sobre todo entender al otro y sus necesidades y sueños y creatividades).
Su único afán es mandar e imponer, en la familia, en el trabajo, en el ocio y hasta en la cafetería. Les gusta ( y disfrutan) anulando a los demás y se sienten orgullosos de pensar que así…”son más”.
¿Será posible despertar algún día a tantos y tantos de estos seres que no han descubierto que somos iguales, merecedores de respeto y seres mortales que todos vamos al mismo sitio?.
Si no lo entienden la vida se les quitará del medio. Eso da tranquilidad.

Amado Ramírez Villafáñez. Psicólogo

Dejar una respuesta